The Blog

Tratamiento de maxilares atróficos
diciembre 23rd, 2011Blogcicom 0 Comments

A la hora de valorar la reconstrucción del maxilar atrófico, se debe tener en cuenta una serie de parámetros tales como las limitaciones del hueso en calidad y cantidad, el estado patológico de la cavidad sinusal, entre otros.

A la hora de valorar la reconstrucción del maxilar atrófico, se debe tener en cuenta una serie de parámetros tales como las limitaciones del hueso en calidad y cantidad, el estado patológico de la cavidad sinusal y las posibilidades y habilidades técnicas del cirujano.

La pérdida de dientes supone una importante complicación, no sólo desde el punto de vista funcional, sino también desde el fonético y el estético, sin desdeñar las posibles secuelas psíquicas del paciente. La complejidad de la estructura maxilar, sus importantes relaciones anatómicas y la evidencia de la retracción gingival y de la atrofia ósea prematura provocan que el tratamiento haya sido estudiado, debatido y propuestas múltiples soluciones clínicas y estéticas, que pretenden restituir el aspecto natural, tanto a nivel estético como funcional.

En BTI Biotechnology Institute se ha investigado en profundidad en este campo. Recuerda el director científico del laboratorio, Eduardo Anitua, cómo “la pérdida de dientes conlleva, con el paso del tiempo, la reabsorción del hueso que lo soporta. Para hacer frente a esta contingencia, BTI aboga por un diagnóstico preciso y la utilización de técnicas mínimamente invasivas como: expansión y regeneración.

El laboratorio se afana en mejorar la superficie y diseño de los implantes, estudiar y optimizar su comportamiento biomecánico así como evaluar su eficacia y bioseguridad tanto a nivel preclínico como clínico, con el único afán de mejorar la predictibilidad y por lo tanto el éxito terapéutico de los implantes dentales. Es importante reseñar”, puntualiza el especialista, “la posibilidad de realizar diseños protésicos específicos para cada implante, una vía más hacia la medicina personalizada”.

Considera el director científico de BTI que “a la hora de valorar la reconstrucción del maxilar atrófico, se debe tener en cuenta una serie de parámetros tales como las limitaciones del hueso en calidad y cantidad, el estado patológico de la cavidad sinusal y las posibilidades y habilidades técnicas del cirujano. El maxilar posterior es una zona que está sometida a altas demandas funcionales. Para soportar las sobrecargas, los implantes deben ser de diámetro y longitud adecuados y, si es posible, localizarlos sobre un hueso de mejor calidad. El postoperatorio es mejor que el de cualquier toma de injertos de localización extra-oral además de que cursa con muchas menos molestias e inflamación”.

A la hora de establecer un perfil del tipo de pacientes que recurren a este servicio, Eduardo Anitua observa cómo “a partir de los 18 años y hasta los 35 las demandas más comunes son las de sustituir una o dos piezas dentales. Es a partir de los 45 años en adelante cuanto comienzan a solicitarse reconstrucciones orales y aparecen los primeros desdentados totales, situación que se agrava, si es que se puede decir así, a partir de los 50 años”.

Sopesa el especialista que “el índice de mujeres que pasan por consulta es levemente superior (60-40) al de los hombres, quizás porque ellas se preocupan más y más pronto por estas cuestiones”. Como mecanismos de prevención, Anitua recuerda “la necesidad de mantener una higiene bucal diaria y una revisión periódica que facilite la detección precoz de cualquier contingencia”.

Fuente: SALUD

Comments are closed.

CONOCE NUESTRO CENTRO

FACEBOOK

TWITTER