The Blog

¿La salud bucal puede predecir la salud en general?
mayo 20th, 2014Blogcicom 0 Comments

bucal2Más de 6 mil millones de bacterias, en promedio, viven dentro de la boca humana. La acumulación equivocada de los microorganismos en la boca puede causar infecciones, caries y enfermedades de las encías. Las bacterias orales también pueden también viajar en el torrente sanguíneo y causar o contribuir a una serie de enfermedades que afectan a algo más que la sonrisa. El mantenimiento dental regular es decir el uso de hilo dental, cepillado, enjuagues, y la goma de mascar sin azúcar, los puede mantener bajo control.

¿Cree que sólo son esos dientes blancos nacarados los que se benefician de la higiene dental? Piénsenlo otra vez. La salud oral no sólo evita el mal aliento, caries y problemas en las encías, sino que también está ligado a la satisfacción de vida y la felicidad general. Mantener esos dientes blancos nacarados vale la pena. Si todavía no están convencidos, tomen una página de los peligros de la mala higiene bucal como incentivo para mantener una boca más limpia. A continuación les presentamos seis enfermedades que contribuyen o se ven afectadas por desatender los consejos del profesional:

  1. Enfermedad de Alzheimer: el deterioro cognitivo no augura nada particularmente bueno para recordar al cepillo, hilo dental, y hacer gárgaras. Las personas que sufren de Alzheimer y otras formas de demencia están en mayor riesgo de una mala salud oral, principalmente porque son menos capaces de realizarla.
  2. Enfermedades cardiovasculares: Las hordas de bacterias purulentas en la boca pueden infiltrarse en nuestro torrente sanguíneo. El sangrado de las encías, úlceras bucales, y otros rasguños o moretones entre nuestras mejillas proporcionan una luz verde para que los microbios de la boca se muevan a su manera en el sistema circulatorio, e inflamen los tejidos que recubren el corazón (una enfermedad llamada endocarditis), la cual contribuye a la acumulación de placa en las arterias y precipita las aneurismas. La pérdida de dientes también ha sido vinculada a problemas cardiovasculares.
  3. Diabetes: La relación entre la salud dental y la diabetes va en ambos sentidos: las infecciones orales interfieren con los niveles de azúcar en la sangre y los síntomas de la diabetes sientan las bases para que estas infecciones se produzcan. Una boca inflamada es un caldo de cultivo para las señales químicas que interfieren con el metabolismo del azúcar y la grasa, apretando con la secreción de insulina.
  4. Osteoporosis: Si bien esto podría no ser una preocupación en los años de juventud, lo que hacemos ahora influye directamente en la salud ósea en el futuro. Se ha demostrado que la densidad mineral ósea puede predecir la enfermedad periodontal y viceversa.
  5. Nacimiento prematuro: Las mujeres que dan a luz a los bebés mucho antes de su fecha de vencimiento tienden a tener más infecciones en la boca que aquellas que dan a luz más cerca de sus ETA.
  6. Estrés: El estrés de la vida en el trabajo, el hogar o en el medio ambiente en general puede interferir con la capacidad de nuestra boca para tolerar niveles más normales de la placa. Un estudio encontró que las madres estresadas tenían tasas más altas de caries y menos dientes que sus contrapartes menos estresadas, sin niños (cuyas bocas no eran menos desagradable, ambos grupos tuvieron el mismo promedio de tasas de placa dental).

Comments are closed.

CONOCE NUESTRO CENTRO

FACEBOOK

TWITTER