RINOPLASTIA

¿Qué es una rinoplastia?

La rinoplastia es una de las operaciones más frecuentes de la cirugía estética de la cara. Mediante esta intervención el cirujano puede aumentar o disminuir el tamaño de su nariz, cambiar la forma del dorso o de la punta nasal, o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. La rinoplastia se puede hacer de forma aislada, o asociada a cirugía septal para aliviar una obstrucción respiratoria nasal (septorrinoplastia)

¿Quién es un buen candidato para una rinoplastia?

Los mejores candidatos para esta intervención son las personas que buscan mejorar el aspecto de su cara, sin aspirar a teneruna nariz perfecta, o como la de una determinada actriz o persona famosa.

Si usted está en buena salud física, es mentalmente estable y realista en lo que espera conseguir con la operación, puede ser un buen candidato. La edad es tambien importante. La mayoría de los cirujanos prefieren esperar para operar la nariz a que haya pasado el pico de crecimiento (15 o 16 años) en los pacientes más jóvenes.

¿Cómo se realiza la operación?

Esta intervención se realiza bajo anestesia general o con anestesialocal y sedación. Dependiendo del caso, podrá irse a su domicilioel mismo día o su cirujano le recomendará una estancia breveen el hospital.

El cirujano actua sobre el cartílago y hueso de la nariz a través de incisiones realizadas por dentro de los orificios nasales. Cuando se realiza una técnica “abierta”, tambien se hace una pequeña incisión en la piel que separa los dos orificios nasales, que habitualmente cicatriza excelentemente, siendo casi imperceptible. La operación se finaliza colocando una pequeña escayola o férula para proteger la nariz, así como un taponamiento interno que se retirará pronto.

Riesgos de la intervención.

Toda intervención quirúrgica entraña un riesgo. Cuando la intervención es realizada por un cirujano entrenado, los riesgos son normalmente mínimos, incluyendo infección, sangrado por la nariz o complicaciones de la anestesia. Usted puede disminuir los riesgos siguiendo cuidadosamente las instrucciones de su cirujano maxilofacial antes y después de la rinoplastia.

En uno de cada diez casos, una segunda operación puede ser necesaria, por ejemplo para corregir algún pequeño detalle. Dichos casos son impredecibles, y ocurre en los pacientes de los cirujanos más experimentados. Habitualmente la cirugía de revisión suele ser pequeña.

Después de la intervención.

Después de la intervención se encontrará un poco molesto, y su médico le recetará medicación para aliviarle. Deberá estar durante el primer día en la cama, con la cabeza elevada. Es normal que al día siguiente aparezca inflamación en la zona de la cara próxima a la nariz, así como equimosis en los párpados. Algunos pacientes se sienten algo deprimidos en este momento.

Pero todo esto pasará pronto , y en una o dos semanas se encontrará otra vez bien, como si no se hubiese operado. Si se colocó un taponamiento nasal, se extraerá, después de unos días, lo cual le hará sentirse mucho más cómodo. Al final de la primera, y ocasionalmente, segunda semana, se le habrán retirado los puntos, escayola o férula de protección.

¿Cuándo se ven los resultados?

Aunque notará una mejoría importante dos semanas después de la operación, serán necesario que pasen meses hasta que se vea el resultado final. La zona de la nariz que más tarda en desinflamarse es la punta nasal. No obstante, esta pequeña inflamación suele ser imperceptible para todos, excepto para su cirujano.

Durante las primeras semanas algunos pacientes experimentan críticas en su entorno (familia, amigos), sobre si debería o no haberse operado, sobre todo si se ha cambiado algún rasgo que les resultaba “familiar”. Algunas personas le dirán que no ven un cambio muy importante en su nariz. Recuerde que lo que se busca con la operación no es un cambio radical , sino una nariz natural, en armonía con el resto de su cara.

CONOCE NUESTRO CENTRO

FACEBOOK

TWITTER