ART. TEMPOROMANDIBULAR

Las enfermedades de la Articulacion Temporomandibular son un subgrupo de problemas dolorosos faciales. Las siglas ATM son las iniciales de Articulación Temporomandibular. El síntoma principal de este problema es el dolor en la articulación. Puede aparecer de forma brusca o puede progresar durante meses o años con intermitente frecuencia e intensidad. Además se acompaña de chasquidos, incapacidad para abrir la boca normalmente (Bloqueos), dolores de cabeza o incluso de cuello.

La causa de este problema, en algunos casos, no es todavía conocida aunque parece estar claro una relación con el apretamiento de dientes consciente o inconsciente (Bruxismo), traumatismos o golpes sobre el mentón o la mandíbula, artritis de otras articulaciones o factores psicológicos como el stress, estados de angustia o ansiedad.

El profesional, aparte de realizar una correcta historia y exploración física, buscará alguno o algunos de los factores desencadenantes que se citaron anteriormente.

El tratamiento evidentemente depende del diagnóstico. Generalmente se comienza con formas reversibles y conservadoras de tratamiento dejando la actuación quirúrgica si no es posible la mejoría con otros tipos de tratamiento. El cirujano oral y maxilofacial puede ofrecer distintos tipos de tratamiento quirurgico:

  1. Artrocentesis o lavado de la articulación a través de una punción. Generalmente se realiza bajo anestesia local.
  2. Artroscopia. Igual que en otras articulaciones puede introducirse en la Articulación una óptica o lente a través de las cual se observa qué ocurre dentro de la articulación y se van corrigiendo los problemas. Se realiza bajo anestesia general y el paciente se reincorpora a su actividad inmediatamente pues es muy poco molesto.
  3. Cirugía abierta (a través de incisiones o heridas). Dependiendo de la severidad del cuadro se puede acudir a este tipo de tratamiento. Dentro de este capítulo existen numerosas técnicas cuya aplicación dependerá del tipo de tratamiento.