INCLUSIONES DENTARIAS – GLÁNDULAS SALIVARES

INCLUSIONES DENTARIAS

La falta de armonía en el desarrollo y tamaño de dichos huesos provocan también anomalías en el perfíl de la cara. Las intervenciones de cirugía ortognática se utilizan para tratar esas deformidades dentofaciales.

Los terceros molares (“muelas del juicio” o “cordales”) erupcionan en la mayoría de los pacientes entre los 18 y los 24 años. Algunas personas tienen un maxilar y una mandíbula de tamaño suficiente para acomodar a estos nuevos molares, y en ellos erupcionan de forma fisiológica, sin provocar problemas.

Otras personas no tienen espacio suficiente para acomodar en su maxilar o mandíbula a los nuevos dientes y estos no pueden erupcionar normalmente, quedando estos “impactados” o “incluidos” (cubiertos total o parcialmente por la encía).

Un tercer molar parcial o totalmente incluido puede provocar infecciones (muy frecuentes, sobre todo cuando está parcialmente comunicado con la boca), daño a los dientes vecinos (caries, patología periodontal), quistes y, en raras ocasiones, tumores. Por otra parte pueden interferir con determinados tratamientos de ortodoncia.


¿SE DEBE EXTRAER?

Nadie puede asegurar que su tercer molar incluido vaya a producirle problemas, pero probablemente sí aparecerán. Cuando las complicaciones aparecen, la extracción suele ser más molesta y/o compleja.

¿CUÁNDO EXTRAER?

Con la ayuda de un examen clínico y una ortopantomografía, su cirujano maxilofacial puede a menudo precedir si un tercer molar va o no a causar problemas, en un futuro. En ese caso, habitualmente recomendará la extracción del mismo, en lugar de esperar a que ocurran complicaciones. La interveinón puede ser con SEDACIÓN, y así el paciente no recordará la intervención ni será consciente de la misma.

¿CÓMO ME SENTIRÉ?

Generalmente, después de la intervención, estará unos días inflamado y molesto. Si sigue las instrucciones postoperatorias de su cirujano maxilofacial, y toma la medicación que este le recomiende, podrá acelerar su recuperación y disminuir las molestias.

GLÁNDULAS SALIVARES

La Cirugía de las glándulas salivares va dirigida a tratar tumores benignos y malignos, litiasis de las glándulas, procesos infecciosos o traumatismos de las mismas. Las glándulas salivares se dividen en Mayores (parótida, submaxilar y sublingual) y Menores distribuidas en toda la cavidad oral.

La Cirugía de la Glándula Parótida, está intimamente condicionada por la complejidad anatómica de esta región de la cara y muy específicamente por su relación con el nervio facial. La glándula submaxilar, se encuentra en el compartimento cervical submandibular y está relacionada entre otras estructuras con la rama marginal del nervio facial y con el nervio lingual e hipogloso.

La glándula sublingual está localizada en el suelo de la boca y relacionada además de otros elementos con el nervio lingual y el conducto excretor de la Glándula submaxilar.