La sensibilidad, las grietas, la decoloración o la translucidez en nuestra dentadura, son sintomas claros del desgaste del esmalte dental.  Es necesario mantener unos hábitos de higiene y alimentación para mejorar esta afección.

  • Una higiene dental apropiada (que incluya pasta dentífrica con flúor y enguajes bucales) nos ayudará a disminuir el desgaste.
  • Evitar  el abuso de bebidas carbonatadas y azucaradas (que lo perjudican seriamente) es otra de los hábitos a adquirir.
  • Comerse las uñas además de deformar los dedos y provocar infecciones, también provoca el desgaste del esmalte dental.
  • Abusar de los cítricos o de cualquier alimento que sea ácido, es otro de los causantes del desgaste. Hay que intentar comerlos solo una vez al día y lavarse los dientes despúes.

Además de seguir estos consejos, visitar con frecuencia (al menos 2 veces al año) a un especialista, nos ayudará a mantener nuestro esmalte en perfectas condiciones.